Si estás realizando una dieta para adelgazar, seguramente estarás realizando una rutina de ejercicios físicos para bajar esos kilos difíciles, como complemento.

La idea es comenzar a caminar en forma diaria e ir aumentando el tiempo en forma progresiva, para aumentar nuestra capacidad aeróbica y poder quemar grasas más fácilmente. Pero que hacer con esos kilitos que se alojaron en el abdomen o en las piernas, esos son los más difíciles de bajar, porque son localizados. Para ello, nada mejor que comenzar con una rutina de ejercicios localizados, como ejemplo de gimnasia localizada, son recomendables los ejercicios abdominales, que se pueden empezar el primer día con 2 series de 10, e ir aumentando progresivamente.